« Setenta años | Inicio | Tontario nacionalista/3 »

02/12/2006

Comentarios

iojanan

Para oirse la respiración, el circular de la sangre, el bombeo del corazón, la cadencia del parpadeo, el acomodo de los intestinos,la tensión de los músculos o la saliva en su viaje, hace falta silencio. Nunca conocí ese silencio en las ciudades gigantes, sino tal vez en sus residencias ( ?¿ )para la senectud. Pero eso, en verdad, no es la ciudad, es otro pueblo, justo un kilómetro antes de la última estación. Muy lejos para la inmensa mayoría.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Blog powered by Typepad
Miembro desde 11/2005
Mi foto

mayo 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

mis escritos

Álbumes de fotos