« Comida probeta | Inicio | Gucksmann o la ceguera voluntaria »

10/01/2011

Comentarios

Santiago

Y nadie moverá un dedo hasta que no sea demasiado tarde. Cuando una civilización se comporta como la nuestra no sólo está condenada a desaparecer sino que se lo merece, por cobardes e ineptos.

En fin, tú por lo menos cuelgas en tu bitácora este aviso.

Gracias, pero qué pena.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Blog powered by Typepad
Miembro desde 11/2005
Mi foto

diciembre 2020

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

mis escritos

Álbumes de fotos