« Flotante en la literatura: Carmen Baroja | Inicio | El asesinato de Luis XVI »

20/01/2015

Comentarios

Julia Escobar

Estimado Visconti: no le quepa la menor duda. Risa da pensar en los nombres que se les pudiera ocurrir poner y prohibir a esos entusiastas de las peores aberraciones de la historia. Todavía recuerdo a Monedero cuando asomaba la cabecita por la Casa de América, allá por el 2008 (¿quién gobernaba en España?) para glorificar a sus amigos bolivarianos que con tanta generosidad les tratan. Llevaba una panda de seguidores de la Complutense para armar bronca. Hay testimonios en Youtoube de su extravagante dialéctica.

Visconti

¡Qué interesante! Ciertamente, como leemos en el Sirácida, el número de imbéciles es infinito. Hay algunos que, en cuanto se les presenta la ocasión, quieren cambiar la faz de la tierra. Los "listos" de Pablo Iglesias o Monedero, o el audaz Errejón, son un buen ejemplo de estos redentores de ocasión.

Miguel Marañón Barrio

Crítico, divertido, irónico (esa alergia de eruditos e historiadores...)Como diría un cursi postmoderno: "Un placer". Miguel

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Blog powered by Typepad
Miembro desde 11/2005
Mi foto

mayo 2022

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

mis escritos

Álbumes de fotos